Estudiantes de la UNR prefieren alquilar un departamento antes que una pensión

Novedades Por Observatorio Económico y Social
ALQUILERES34

Cambiaron las tendencias, los estudiantes ya no ven a la pensión como una solución habitacional. Según el último relevamiento realizado por el Observatorio Económico y Social de la UNR realizado en el 2021, solo el 7,73% de los estudiantes de la Universidad Nacional de Rosario vive en una pensión o en pensión estudiantil. El 81,37% de los estudiantes universitarios prefieren vivir en departamento, mientras que el 5,29% vive en casa de pasillo y un 4,15% lo hace en casa común.

Los cambios de costumbres en el alumnado es un reflejo que ya puede observarse a través de las estadísticas de la propia universidad. En la actualidad un estudiante prefiere pagar la diferencia existente con un departamento que ir a alquilar una pensión. Según la Dirección de Habilitación del municipio, hay 103 espacios de alquiler temporario, entre hospedajes y pensiones (68 casas), hostel (25) y alojamientos que funcionan como residencias estudiantiles (10).

El valor de una pensión dependiendo los servicios parten desde los $10.000 y hasta $ 15.000 pesos por estudiante mientras que un departamento de escaleras, sin balcón y de antigüedad, en el portal inmobiliario Propia, se puede conseguir desde los $12.000 pero con servicios aparte. Propia es un desarrollo de COCIR, una plataforma colaborativa pensada para ofrecer toda la oferta de propiedades de más de 2000 corredores matriculados en la 2da circunscripción de Santa Fe.

Acorde a los resultados de la encuesta, es llamativa la baja proporción de estudiantes que durante 2021 declara vivir en pensiones estudiantiles. De realizarse un ejercicio simple de extrapolación al resto de la población general, el número de estudiantes que utilizaría esa forma de residencia resultaría bajo.

Por su parte, en los centros urbanos de países con menor nivel de desarrollo y con pocas posibilidades de fondos para los establecimientos educativos -sobre todo los públicos-, la única solución a la vivienda estudiantil deriva parcialmente en las denominadas pensiones estudiantiles. En Argentina, al existir mucha gente que durante su vida ahorró para que al momento de jubilarse tener un departamento como complemento de su jubilación, lo ofrece en alquiler y es allí donde radica la problemática cuando los propietarios retiran sus inmuebles de alquiler y los ponen a la venta. El pasado jueves el Rector de la UNR, Franco Bartolacci anunció la incorporación de un edificio donde anteriormente funcionaba un hotel para allí poder alojar a más estudiantes.

En relación a la convivencia que llevan adelante los estudiantes en los inmuebles, previo al proceso de búsqueda de alquiler, los inquilinos disponen de un presupuesto que les indica cuánto pueden gastar y, por ende, si deben compartir gastos con otro inquilino. El 34,83% del alumnado vive solo, en tanto que 24,08% lo hace con al menos un amigo/a o compañero/a.

En diálogo con el CI Andres Gariboldi, presidente de COCIR no dudó en afirmar que “esta problemática en el mercado locativo la venimos pasando desde junio de 2020 con una nueva ley de alquileres y con 5 intervenciones del Ejecutivo sobre el tema locaciones”. En resumen, hay “un elevado número de propietarios que tenían inmuebles en el mercado locativo y decidieron, a medida que se van venciendo los contratos, salir de esa locación y llevarlo al mercado de compra-venta”.

“Lo venimos charlando con los legisladores de la oposición y el oficialismo: requerimos una urgente modificación de la ley en lo que respecta a plazos, de llevarlo a dos años al alquiler, porque hablar de tres años en Argentina con la incertidumbre económica que vivimos parece que es eterno”, indicó el presidente de COCIR.

"Es un combo dónde uno de los factores es que aquel que ahorró toda su vida para comprar un departamento, hoy ante la incertidumbre actual prefiere vender, al alquiler no le es representativo ni acompaña el proceso jubilatorio", explicó Gariboldi. A eso, se suma el nuevo plazo locativo de la ley, de 36 meses, con una sola actualización por año y aseguró que, "genera incertidumbre y provoca que hoy en el mercado haya hasta un 30% menos para alquilar. Los alquileres han crecido y no se ha encontrado una solución al respecto, lo cual es sumamente perjudicial para los inquilinos, para los propietarios, como así también para los corredores inmobiliarios", explicó Gariboldi.

Te puede interesar