Planes de ahorro: Las automotrices pronostican una ola de "planes caídos"

Negocios & Empresas
plan-auto

El presidente Javier Milei ganó las elecciones a pesar de su promesa de campaña: anticipó que en los próximos meses se profundizará la crisis económica en la Argentina y el país atravesará un período de “estanflación”. Es uno de los peores escenarios imaginables para los consumidores: estancamiento y recesión, combinados con elevada inflación.

Los clientes de planes de ahorro experimentaron en los últimos años muchos cambios de reglas. Por ejemplo, se separaron por completo los conceptos de “plan adjudicado” y “autoentregado”, que históricamente fueron sinónimos.

El abogado kirchnerista Ricardo Nissen, titular de la Inspección General de Justicia (IGJ), se dedicó en los últimos años a regular el mercado de planes de ahorro favoreciendo siempre a las automotrices, antes que a los consumidores. Así, Nissen autorizó a dilatar hasta un año la entrega del auto de un “plan adjudicado”, con la excusa de las trabas aduaneras dispuestas por el gobierno de Alberto Fernández.

Actualmente, al frente de la IGJ, está el abogado libertario Daniel Roque Vítolo, quien asumió en diciembre pasado, y aún no se manifestó acerca de qué posición tomará ante los reclamos surgidos de este sistema de venta de cuotas para autos.

Mientras tanto, las automotrices que venden planes de ahorro ya trabajan en “redes de contingencia”. Saben que muchos clientes atrapados en este sistema no podrán afrontar el pago de las cuotas en un contexto de “estanflación”. Los salarios se atrasarán con respecto a los fuertes aumentos que ya se están viendo en los precios de lista de los autos.

“Vamos a tener un 2024 con muchos planes caídos”, le contaron a Motor1 desde una automotriz. “Ya estamos diseñando un plan de redes de contingencia para evitar una oleada de quebrantos”, agregaron. Una alternativa consistirá en agregar cuotas al plan suscripto, con la intención de reducir el costo mensual a pagar, pero bajo la pena de estirar incluso más allá de 10 años la promesa de entrega del 0km.

Además, los concesionarios reforzarán una estrategia que ya vienen aplicando: recomprar los “planes caídos” para ofrecérselos (con una importante quita y comisión de por medio) a clientes en condiciones de seguir pagándolos.

Desde hace 18 años, Autoblog/Motor1 no recomienda la compra de autos por planes de ahorro. Es un sistema viciado, lleno de trampas y estafas donde -una vez que se firma el contrato- es imposible escapar sin perder mucho dinero en medio de la retirada.

Para quienes están atrapados dentro del sistema es recomendable consultar en la marca o el concesionario acerca de las medidas que ya están implementando para evitar un “tsunami de planes caídos”. Otra alternativa -también lenta y costosa- es agruparse entre consumidores afectados, para presentar recursos de amparo ante la Justicia (que no siempre falla a favor de los clientes damnificados).

Para consumidores con ingresos muy ajustados, el plan de ahorro siempre fue una mala opción. Pero se expandieron bajo una falsa promesa, amplificada por campañas publicitarias inescrupulosas: “¡Ahora vos también podés acceder a tu 0km!”.

Por eso, más que nunca, la mejor salida para evitar quedar atrapado en un plan de ahorro es una sola: no entrar.

El Ciudadano Web

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email