La red de cargadores eléctricos suma 230 equipos en todo el país La instalación iniciada hace cinco años se expande junto a la suba de

Negocios & Empresas Acara
autos-electricos

La red de cargadores eléctricos continúa con el crecimiento iniciado hace cinco años y ya alcanza a 230 unidades instaladas en la ciudad de Buenos Aires y 18 provincias, con la previsión de seguir su expansión al resto del territorio nacional. La instalación de los cargadores va en línea con el crecimiento del mercado de vehículos eléctricos e híbridos, que en el primer trimestre de 2023 registró 4.672 patentamientos según informes de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara).

 Si bien el número es menor en comparación con el total del mercado automotor local, en relación con los de 2018 —cuando se instaló el primer cargador eléctrico en el país— la proporción de autos eléctricos e híbridos se multiplicó 31 veces, al pasar de un 0,064% al 1,99% en el primer semestre de este año, con perspectivas de seguir incrementándose.

A diferencia de los vehículos tradicionales de combustión interna, los eléctricos no dependen exclusivamente de una estación de servicio para su abastecimiento y pueden recurrir a la red eléctrica común, aunque en este caso los períodos de carga pueden extenderse por varias horas y serían insuficientes para dotar a los rodados de una autonomía para viajes largos.

Por tal razón, el desarrollo de la electromovilidad requiere de la instalación de una red de cargadores que no se limite a los principales centros urbanos, sino que cubra la mayor parte del territorio nacional.

El relevamiento de los cargadores eléctricos en todo el país es una tarea difícil, ya que no todos se localizan en estaciones de servicio y su actividad por el momento no cuenta con una regulación y un registro oficial, por lo que debe recurrirse a investigaciones particulares.

Al respecto, uno de los registros más completos se encuentra disponible en la aplicación EV Jungle, con información detallada de los puestos de carga de diferentes países.

 Diego de la Serna, director de Aavea (Asociación Argentina de Vehículos Eléctricos y Alternativos) detalló a Télam la distribución de los 230 cargadores relevados, en los que aún se nota una elevada concentración en la ciudad y la provincia de Buenos Aires, que en conjunto cuentan con el 57% de los equipos.

Asimismo, en cinco provincias aún no se cuenta con cargadores habilitados (Corrientes, Formosa, Jujuy, La Rioja y Santiago del Estero) y en otras cuatro solamente se dispone de uno (Catamarca, Chaco, Misiones y Río Negro).

Los primeros cargadores eléctricos fueron instalados por YPF en agosto de 2017 en el barrio porteño de Palermo, en la estación del Automóvil Club Argentino (ACA), en la intersección de Godoy Cruz y Demaría, que por un conflicto con la distribuidora Edesur pudieron entrar en funcionamiento tres años después.

 Con la reciente inauguración del último cargador en Rosario, la compañía de mayoría estatal ya cuenta con 33 unidades instaladas en su red, previendo llegar a 41 antes de fin de año.

De esta forma, YPF completó el corredor que une distintas localidades de las provincias de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires (además de Capital Federal) facilitando el traslado en un vehículo eléctrico en un trayecto de aproximadamente mil kilómetros entre Mar del Plata y el sur de la provincia mediterránea.

Por su parte, Shell sumó a la Argentina Shell Recharge, que cuentan con 90.000 cargadores eléctricos diseminados en 33 países y que en la Argentina cuenta con surtidores eléctricos en Nordelta, Chascomús, Las Armas y Pinamar.

Fuentes consultadas por Télam consideraron que, a medida que la electromovilidad vaya acercándose a un punto de maduración, habrá regulaciones que facilitarán el ordenamiento del mercado, que en la actualidad presentan un rango de carga que oscila entre los 22 y los 150 kw, una diferencia crucial en relación con el tiempo de espera de los clientes (a menor potencia, más tiempo).

Del mismo modo, al tratarse de una actividad nueva en comparación con la de la movilidad a combustión interna, sostuvieron que el impulso a la instalación masiva de cargadores requeriría de algún tipo de asistencia inicial, si se tiene en cuenta que la adquisición e instalación de un cargador demandaría una inversión inicial cercana a los US$ 50.000 dólares, a los que deben sumarse los costos de mantenimiento.

En su tesis “Bases para un régimen de promoción del desarrollo de la red pública de recarga rápida de automóviles eléctricos”, el ingeniero Roberto Stazzoni propuso una modificación en la distribución del producido del impuesto a los combustibles, dado que “no resulta una actividad rentable en un escenario de baja demanda”. Stazzoni postuló que “en sintonía con el principio de ‘el que contamina paga’ esos fondos provengan del uso de los combustibles contaminantes”. De esa forma, se prevé un financiamiento temporal para la instalación de más puestos de recarga, en un contexto en el que se aspira a completar un 2% de todo el parque automotor con vehículos eléctricos en 2030.

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email