La payasada: las nuevas tropas staban en Rosario, se fueron a Arroyo y volvieron a entrar con la ministra

General
patrullasa-rosario

La caravana salió de Rosario y llamó la atención de periodistas. Más tarde, la caravana volvió y la única novedad era un colectivo lleno de gendarmes. Todo en el atardecer del lunes, cuando una ciudad atónita, desierta y paralizada por el miedo palpitaba que alguien le garantizara seguridad

Después de cuatro muertes consecutivas de trabajadores, Rosario fue noticia nacional. Los anuncios fueron similares a los de todos los gobiernos en los últimos cuatro años que prometieron la llegada de fuerzas federales, 450 efectivos, y también la logística de las fuerzas armadas. 

elcirco-pato

La guardia periodística a Patricia Bullrich, en la tarde del último lunes, los hizo esperar en la autopista Aramburu para captar la llegada de los móviles y los agentes federales y la consabida bienvenida para la foto.

 Mientras trabajadoras y trabajadores de prensa aguardaban algo llamó la atención: una larga fila de móviles federales dejaba Rosario. Viajaron hasta Arroyo Seco. Poco después, los mismos móviles volvieron y se estacionaron a la altura de General Lagos.

Cuando la ministra llegó para bienvenir al colectivo que trasladaba federales, los móviles se sumaron a la caravana. Eran muchos. El problema es que se trata de los mismos que estaban en Rosario y que parecían llegar desde Buenos Aires.

El ciudadano

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email