El cibercrimen, la tercera economía más grande del mundo por su valorización

Técno Freepik
cyber-seguridad

Por Carolina Lamberti

Los expertos en ciberseguridad prevén que los costos de los daños causados por los ataques de ransomware superen los u$s 265 mil millones anuales para 2031.

Con el avance de la digitalización y la tecnología, el ciberdelito se convirtió en una sombra persistente que se extiende sigilosamente por los rincones más oscuros de la red y que afecta diariamente a individuos, gobiernos y, de manera notable, a las empresas.

De hecho, la ciberdelincuencia -a menudo orquestada desde el anonimato- se consagró como el octavo riesgo global más grave durante la próxima década, según los datos del Foro Económico Mundial, que también destacó la amenaza del cambio climático y la migración involuntaria.

 Es que más allá de la filtración de datos sensibles y la pérdida de confianza en las instituciones víctimas de un hackeo, el cibercrimen puede resultar en grandes pérdidas financieras capaces de alterar la economía.

De acuerdo a Cybersecurity Ventures, la empresa de investigación y medios especializados en la ciberseguridad, los delitos de esta índole habrían causado daños por un total de u$s 8 billones en todo el mundo en 2023. Si se midiera como un país, entonces, el cibercrimen sería la tercera economía más grande del mundo después de Estados Unidos y China, según reveló la firma con sede en California.

Concretamente, la compañía detalló: "Cybersecurity Ventures espera que los costos globales de la ciberdelincuencia crezcan un 15 por ciento anual durante los próximos tres años, alcanzando los 8 billones de dólares a nivel mundial este año y los 10,5 billones de dólares anuales para 2025 , frente a los 3 billones de dólares en 2015".

Los costos asociados a esta actividad delictiva provienen de una variedad de fuentes y, si bien la más conocida de ellas tiene que ver con las transferencias no autorizadas de fondos, en el último tiempo también ganó terreno el movimiento de dinero de las empresas -en lo posible a las escondidas de los clientes- hacia hackers que lograron infiltrarse en las bases de datos de dichas organizaciones por medio de un ataque de ransomware.

Los costos por los ataques de ransomware podrían superen los u$s 265 mil millones anuales para 2031.
Cabe aclarar que un ataque de ransomware tiene varias etapas; comenzando por la infección inicial de un dispositivo ajeno que logra encriptar los archivos de la víctima (volviéndolos inaccesibles). "El victimario deja una nota de rescate generalmente en el escritorio. En ese archivo se enumeran los pasos a seguir para entablar una negociación con el atacante, pagar el rescate y recuperar el acceso a los archivos", le dijo a El Cronista Mauro Eldritch, el fundador de la Birmingham Cyber Arms Company.

Este fenómeno suele derivar en costos de recuperación de datos, costos legales y de cumplimiento, pérdida de clientes y mayores inversiones en nueva tecnología; la contratación de servicios de expertos en ciberseguridad y la puesta en práctica de estrategias prevención y detección más avanzadas.

 
Cybersecurity Ventures espera que los desembolsos causados por el ransomware superen los u$s 265 mil millones anuales para 2031. Además, los expertos aseguran que la frecuencia de estos ataques dirigidos a gobiernos, empresas, consumidores y dispositivos seguirá aumentando durante los próximos cinco años hasta alcanzar un incidente cada dos segundos para 2031.

    
Innovación Cambian los cajeros: cómo se va a poder sacar plata de ahora en más
    
Anuncios Milei se despide del peso: esta es la nueva medida clave para los contratos
Ante este panorama, sin embargo, también crecerá el gasto global en productos y servicios de ciberseguridad y la búsqueda de profesionales capaces de detectar amenazas e implementar medidas de prevención para las corporaciones.

Al respecto, Cybersecurity Ventures comentó: "Habrá 3,5 millones de puestos de trabajo de ciberseguridad vacantes en todo el mundo en 2023. Son suficientes asientos vacíos para llenar 50 estadios de la NFL. Predecimos el mismo número de aperturas en 2025 mientras continúa la disparidad entre la demanda y la oferta".

Estos datos plantean la urgente necesidad de una mayor conciencia y transparencia respecto al ciberdelito; una actividad que traspasa fronteras y que traerá mayores complicaciones a medida que la inteligencia artificial y las nuevas tecnologías permiten elevar el nivel de sofisticación de los ataques.

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email