Hidrovía Paraná: conflicto diplomático con Paraguay y Brasil por el cobro de peajes y la retención de dos barcos

Negocios & Empresas Julio Decima Julio Decima
hidrovia

Por Luciana Rodriguez

En los últimos días, se ha intensificado en el Paraguay un enérgico reclamo contra Argentina por el cobro de un peaje en la hidrovía Paraná-Paraguay, afectando diversos sectores como empresarios, judiciales, diplomáticos y parlamentarios. El viernes 28 de julio, la situación alcanzó un punto álgido cuando se decidió la retención de dos barcazas, una de bandera paraguaya y otra de bandera boliviana, ambas al servicio de una empresa brasileña.

Además de los planteos de las organizaciones que regulan el flujo y el comercio por el río, y de los planteos judiciales, el reclamo ha llegado a la esfera de las cancillerías, y recientemente también se ha debatido en el parlamento del vecino país.

Uno de los diputados paraguayos responsabilizó directamente al presidente argentino, Alberto Fernández, de esta situación. Lo acusó de violar tratados y normas de convivencia que afectan negativamente a los procesos de integración regional. Además, relacionó la decisión argentina con los desafíos económicos que atraviesa el país, argumentando que no deben exprimir a los países vecinos del Mercosur en su búsqueda desesperada de dólares. El diputado Rubén Rubin, del Partido Hagamos, fue quien expresó estas opiniones en el parlamento.

Rubin es un diputado recientemente asumido, representante del Departamento Central, el más votado por fuera de los partidos tradicionales (colorado y liberal) y parte de la gran renovación generacional que experimentó el Congreso paraguayo como consecuencia justamente de las últimas elecciones, en la que además votó un nuevo gobierno que está a días de asumir, y cuyas autoridades ya se metieron de lleno en el diferendo, para tratar de solucionarlo.

En ese marco y dado el conflicto suscitado por “el peaje injustificado que está cobrando la Argentina en la hidrovía Paraguay-Paraná, pensé mucho qué palabras utilizar”, dijo Rubin cuando intervino en el debate en la sesión del miércoles pasado. “Finalmente decidí utilizar las palabras del propio presidente de Argentina, Alberto Fernández: ´Una de las condiciones de la sociedad es cumplir las reglas´”. Y añadió: “Presidente, usted no está cumpliendo las reglas. Y esta medida adoptada por usted, de ninguna manera es reflejo de la relación entre argentinos y paraguayos, es una vergüenza regional”.

Rubin expandió su argumento y afirmó que la retención de los buques es un conflicto de carácter regional, y ya ha presentado un argumento técnico ante la Embajada. Según él, Argentina carece de fundamentos técnicos para imponer el peaje y retener los buques, uno de bandera paraguaya y otro de bandera boliviana, ambos cargados con mercancías brasileñas. Esta situación ha generado un conflicto regional totalmente innecesario, especialmente en un momento delicado, ya que se avecina el tratado con la Unión Europea, donde los países del Mercosur deberían mantenerse unidos y cohesionados. El legislador expresó que esta medida provoca un quiebre innecesario dentro del Mercosur y que la resolución de esta situación está en manos del presidente Alberto Fernández, a quien instó a desactivarla.

 Rubén Rubin, el diputado del partido Hagamos de Paraguay, que denunció al gobierno argentino
El rechazo hacia la medida argentina no fue solo expresado por Rubin, sino que todos los diputados se unieron en la sanción de un documento de rechazo, lo cual es notable, dado que hace tiempo que no se encontraba un tema que generara tal unanimidad entre los legisladores paraguayos.

En el documento, cuestionaron la decisión unilateral de Argentina de cobrar un peaje en la hidrovía Paraguay-Paraná. Además, el texto será sometido a análisis en el Parlamento del Mercosur el próximo lunes 7 de agosto, coincidiendo con la asunción de los nuevos representantes paraguayos en dicho organismo.

Todo comenzó el viernes, cuando, según varios operarios del río, Argentina ordenó por primera vez en la historia la interdicción de navegación de dos barcazas extranjeras con mercancías en el puerto de San Lorenzo, provincia de Santa Fe.

La retención de los buques HB Phoenix y HB Grus, de bandera boliviana y paraguaya respectivamente, ambos cargados con mercaderías brasileñas y pertenecientes a la naviera brasileña Hidrovías Do Brasil, fue ordenada por el Juzgado de 1era Instancia en lo Civil y Comercial de Feria, a cargo del doctor Jose Luis Cassinerio. Esta medida se llevó a cabo debido a una deuda de 4232,13 dólares generada por el pago de un peaje impuesto por la Administración General de Puertos de Argentina.

La retención ocurrió el viernes pasado y continúa vigente hasta que se cancele completamente la deuda mencionada, según han denunciado los parlamentarios paraguayos.

Tribunales internacionales
 En vista del conflicto, Paraguay está considerando llevar el asunto ante tribunales internacionales si no se encuentra una resolución en los estamentos regionales dispuestos para ello. El canciller Julio César Arriola declaró a la prensa que, en última instancia, recurrirán a un arbitraje internacional si Argentina continúa con sus acciones que afectan la libre navegación. No obstante, destacó que en primera instancia presentarán el reclamo a nivel regional.

Esta declaración fue hecha después de una reunión con Rubén Ramírez Lezcano, su sucesor en el cargo, quien asumirá próximamente, junto con parlamentarios y representantes de gremios. El canciller Arriola dejó claro que se agotarán todas las instancias jurídicas y políticas para revertir esta actitud arbitraria.

El siguiente paso será la reunión del Comité Intergubernamental de la Hidrovía, una instancia más política, y si no se logra un acuerdo allí, se recurrirá al arbitraje, que es la siguiente medida en casos como este. Además, existe la posibilidad de llevar el caso a la Organización Mundial de Comercio (OMC) u otros foros internacionales.

Raúl Valdez, titular del Centro de Armadores Fluviales del Paraguay, reafirmó que el cobro de peaje por parte de Argentina va en contra de los acuerdos de libre navegación y representa un precedente negativo para la navegación en la región, según lo citado por la prensa de Asunción.

La Asociación Brasileña para el Desarrollo de la Navegación Interior (Abani) también solicitó la intervención de la cancillería de Brasil contra la decisión del gobierno argentino de embargar y retener embarcaciones de una empresa brasileña en puertos de Rosario debido a deudas de peaje. La entidad empresarial instó a las autoridades de su país a convocar una reunión extraordinaria de la Comisión del Acuerdo de la Hidrovía Paraguay-Paraná para buscar una solución.

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email