Por un trago de alcohol a dos años del asesinato de Fernando Báez Sosad en Villa Gesell 

General Por P/12
fernado-gesell-asesinos
Los ocho rugbiers cumplen prisión preventiva en el penal Melchor Romero de La Plata. Imagen: NA

Dos años del asesinato en Villa Gesell
Los rugbiers que mataron a Fernando Báez Sosa por un trago de alcohol 
Ocho rugbiers veinteañeros mataron a patadas y trompadas a Báez Sosa en el verano del 2020, cuando todos veraneaban, por separado, en la ciudad balnearia.
 
16 de enero de 2022 - 11:18
 
 
 
 
 
 
Los ocho rugbiers cumplen prisión preventiva en el penal Melchor Romero de La Plata.. Imagen: NA
 
Se cumplen dos años del asesinato de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell el próximo martes 18 de enero. Sus papás van a volver al lugar por primera vez esperando encontrar la fuerza necesaria para enfrentar el juicio oral que está previsto para el 2 de enero de 2023.

Fernando (18) viajó a Villa Gesell para vacacionar junto a sus amigos. El día del crimen decidieron ir a bailar al boliche Le Brique, ubicado en Avenida 3 y Paseo 102. Adentro hubo una pelea con los que luego serían acusados de asesinarlo. ¿El motivo? Un trago de alcohol que se cayó. Todos fueron sacados por los patovicas a la fuerza a la puerta del boliche.

De acuerdo con la elevación a juicio ordenada en febrero por el juez de Garantías 6 de Gesell, David Mancinelli, y confirmada en abril por la Cámara de Apelación y Garantías de Dolores, enfrentarán el proceso oral Máximo Thomsen (21), Ciro Pertossi (21), Luciano Pertossi (19), Lucas Pertossi (22), Enzo Comelli (21), Matías Benicelli (21), Blas Cinalli (20) y Ayrton Viollaz (22). Todos son de familias conocidas de Zárate.

Los ocho rugbiers, que hoy cumplen prisión preventiva en la Alcaidía 3 del penal de Melchor Romero en La Plata, están imputados por el delito de "homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas". El juicio oral se llevará a cabo por el Tribunal Oral en lo Criminal 1 (TOC 1) de Dolores a cargo de la jueza María Claudia Castro.

Por parte del Ministerio Público intervendrá el fiscal Juan Manuel Dávila, a cargo de la Fiscalía de Juicio 8 de Dolores.

En la puerta del boliche, las cámaras de seguridad y gente que paseaba por ahí grabaron como los rugbiers le pegaban en patota al joven. Las imágenes fueron reproducidas y difundidas, tanto en medios de comunicación como en redes sociales. Sus caras fueron registradas por todo el centro de Villa Gesell, incluso cuando se fueron tranquilos a desayunar al Mc donalds. En su momento se habló de un crimen de odio y de clases.

La fiscal indicó en su pedido de elevación a juicio que "aprovechándose del estado de indefensión de la víctima, con el fin de darle muerte y cumplir con el plan acordado, los acusados le propinaron" en el suelo "varias patadas en su rostro y cabeza", y los golpes le produjeron "lesiones corporales internas y externas" que "provocaron su deceso en forma casi inmediata, al causarle un paro cardíaco producido por shock neurogénico debido a un traumatismo grave de cráneo".

En el juicio se debatirán además las responsabilidades penales por las lesiones provocadas a cinco amigos de Fernando, que se encontraban con él y a quienes les impidieron ayudarlo.

Los papás de Fernando van todos los domingos a dejarle flores al cementerio de la Chacarita y se sientan durante horas a hablarle a la sepultura de su hijo. Ambos dicen estar muertos en vida, y que esperan el juicio para aliviar un poco el dolor que los va a acompañar hasta el último día: el perder a su único hijo.

En el transcurso de estos años de investigación, fueron sobreseídos dos de los imputados, acusados de ser partícipes necesarios: Juan Pedro Guarino (19) y Alejo Milanesi (20).

En los primeros días hubo otro implicado, Pablo Ventura, otro joven de Zárate. Los rugbiers lo acusaron frente a los primeros policías. Fue liberado al comprobarse que había estado en Zárate y no había pasado por Gesell. Se supo entonces que los rugbiers tenían la costumbre de bromear entre ellos acosando a Ventura y acusándolo de las cosas más inverosímiles.

Cuando detuvieron a los rugbiers, encontraron en la casa en la que se alojaban una zapatilla manchada con sangre. La huella de la suela coincidía con la que había dejado en la cara de Fernando una de las patadas propinadas.

Sobre los tiempos del proceso legal, Fernando Burlando, abogado de la familia, afirmó a Página 12: “Los tiempos de la justicia son acordes a la cantidad de imputados que hubo durante el caso. Este año va a ser la instrucción suplementaria que se determinó el año pasado, cuando se ordenó todo el procedimiento de cara al juicio oral”

Y agregó: “Los padres no quieren inocentes presos. La justicia tal vez hacía un análisis muy general en otros casos e imputó a una sola persona cuando los responsables eran varios. Creo que la justicia va a determinar un fallo condenatorio y esperamos que sea histórico. Deseo que sirva para darle una respuesta a los papás de Fernando. Esto debe servir para mostrarnos que puede haber tragedias en la noche y se pueden arruinar familias. En definitiva, tomarle la vida a alguien es algo muy serio.”

Silvino Báez dijo a Página 12 sobre el acto del martes 18: “Es un aniversario más de Fernando, estaremos en el lugar en la hora del asesinato de mi hijo para rezar un rosario con mi mujer. Creo que nos va a hacer bien, vamos a pasar un momento difícil, pero esperamos sacar fuerzas porque se nos viene un año muy difícil, donde nos tenemos que preparar para declarar por nuestro hijo: quién era, su vida y cómo acabó”.  

Te puede interesar