Chatea con nosotros, impulsado por LiveChat

Bolsonaristas reclamaron una intervención militar en Brasil para evitar la asunción de Lula

Mundo Por AFPTV.
bolsonaro-militantes

Aunque el mundo ya reconoció al ganador de las elecciones y se inició la transición, los más extremistas seguidores del presidente todavía no aceptan el resultado, bloquean rutas y se manifiestan frente a cuarteles

En Río de Janeiro, los defensores del presidente se concentraron bajo la lluvia frente al Comando Militar del Este en Río de Janeiro, uno de los ocho cuarteles generales regionales del ejército, alzaron los puños, ondearon banderas y corearon lemas como “Fuerzas armadas salven a Brasil” y “El pueblo, unido, jamás será vencido”.

Por su parte, los conductores de camiones, que desde hace días protestan por la derrota de Bolsonaro con bloqueos de carreteras, los mantienen a pesar de la orden de la Corte Suprema de desmantelarlos.

Mientras tanto, desde todo el mundo llegan reconocimientos de la victoria de Lula y la recomendación de la Corte Suprema a Bolsonaro de que acepte los resultados de los comicios del sábado. Ministros del gabinete, gobernadores electos y líderes evangélicos que han sido partidarios estridentes de Bolsonaro se muestran abiertos al gobierno izquierdista entrante.

Las fuerzas armadas, que tuvieron un amplio papel bajo el gobierno de Bolsonaro, han permanecido en silencio desde la primera vuelta electoral, señal de que están tomando distancia del excapitán, dijeron expertos a The Associated Press.

El presidente saliente tardó dos días en hablar a la nación y existían conjeturas de que se opondría al resultado después de cuestionar reiteradamente la fiabilidad del sistema electoral antes de los comicios.

En un discurso de menos de dos minutos desde la residencia presidencial el martes, no llegó a reconocer el triunfo de da Silva, pero dijo que acataría la constitución. También alentó las protestas de sus partidarios mientras fueran pacíficas.

Inmediatamente después, su jefe de despacho dijo a la prensa que Bolsonaro lo había autorizado a iniciar el proceso de entrega del poder, y horas más tarde, trascendió que el presidente dijo a miembros de la Corte Suprema que su batalla electoral contra da Silva había finalizado.

“Se acabó. Miremos hacia adelante”, dijo, según el juez de la Corte Suprema Luiz Edson Fachin, quien se reunió en privado con el dirigente conservador. Fachin hizo sus declaraciones en un video transmitido por medios brasileños.

En una barricada en el estado de Sao Paulo el martes, los manifestantes encendieron neumáticos. Se veían larguísimas filas de autos avanzando lentamente por la autopista. En Itaboral, estado de Río de Janeiro, un periodista de AP vio a camioneros que se arrodillaban frente a la policía y se negaban a abandonar el lugar.

El gobernador de Sao Paulo, Rodrigo Garcia, dijo que el tiempo de las negociaciones había terminado y que no descartaba desmantelar las barricadas por la fuerza.

Pero los seguidores de Bolsonaro siguen resistiendo. Usuarios de redes sociales, como Telegram y Whatsapp, difundían reclamos de que los militares salgan a la calle, que disuelvan el Congreso y la Corte Suprema y que el presidente siga en el poder.

Te puede interesar