La tensión entre el oficialismo y la oposición por la autonomía de la Ciudad y el juicio a Cristina Kirchner se trasladó al Senado

Actualidad Por Télam
cristina.senado-marron

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner abrió a las 14.28 la sesión especial en el Senado en la que se debatirán proyectos de ley pedidos por el ministro de Economía, Sergio Massa, que buscan promover la industria automotriz y de la biotecnología. Sin embargo, el comienzo del debate estuvo marcado por las mociones de privilegio que presentaron senadores del oficialismo y la oposición, que giraron particularmente en torno a dos temas que se instalaron recientemente en la agenda política: el debate por la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires y la investigación judicial que impulsa el fiscal Diego Luciani contra CFK en el marco de la causa Vialidad. 

El primero en tomar la palabra fue Martín Lousteau (Evolución) , quien se refirió a la propuesta de la Vicepresidenta de "replantear el funcionamiento jurisdiccional" de la CIudad de Buenos Aires. "La única respuesta a eso es la propia Constitución", destacó al comienzo de su alocución, en la que resaltó que allí se habla del "régimen de gobierno autónomo". El senador enfatizó que el estatus autónomo de la ciudad está dado por la carta magna "Lo que es grave es que producto de un contexto que no gusta, uno puede vertir opiniones. Lo que uno no puede es introducir falsedades en el debate público y más si esas falsedades socavar nuestras instituciones”, subrayó. 

Acto seguido, habló el primer senador en representación del Frente de Todos, Claudio Doñate (Río Negro). "Parece que pasaron de ser una municipalidad a una república independentista prácticamente", comentó al pasar ni bien tomó la palabra.  

El martes, durante un encuentro con senadores y diputados del FdT en el Salón Azul del Senado, CFK había sostenido: "la Constitución no habla de autonomía, habla de que se dicte un estatuto, y además creo que esta Ciudad es de todos los argentinos" y propuso "replantear el funcionamiento jurisdiccional" de la Ciudad, en medio de la tensión por los operativos policiales que se organizaron frente a su casa para desactivar las manifestaciones en apoyo a la funcionaria. 

Doñate reclamó la moción de privilegio específicamente contra los fiscales que impulsan la causa contra CFK y habló de una "nueva concepción literaria judicial: el realismo trágico". "Parecería que que durante 12 años, los mejores que han tenido la historia argentina junto a Perón en materia de conquistas de derechos, con datos objetivos sobre la realidad social, el desarrollo económico del país, no funcionaron las instituciones de control de la República", cuestionó los planteos de los abogados. 

En lo que respecta al alegato en el que el fiscal Diego Luciani pidió los 12 años de prisión para la actual vicepresidenta y su inhabilitación para ejercer cargos públicos, el senador rionegrino lo calificó de "escalofriante" y mencionó que estuvo cargado de "ensañamiento", "odio" y que se montó una "absurda parafernalia". Y sumó: "Lo hicieron con los Yrigoyen, con los Perón y ahora con Cristina porque no quieren que nazcan más Cristinas".

Por su parte, la senadora de Juntos por el Cambio Carolina Losada lamentó que no se estuvieran "debatiendo proyectos importantes" en el recinto, mencionando iniciativas propias como la declaración de emergencia en seguridad en Santa Fe, pero en vez de eso se ve "a la Vice victimizandose una y otra vez, ante los medios y políticamente". En ese sentido, apuntandole a sus pares kirchneristas, la radical señaló: "La defensa ante los juicios se hace ante la justicia, aunque no crean en ella. Cristina tiene que rendir cuentas, les guste o no", sentenció.

Por su parte, el senador del Frente de Todos y presidente del titular del Partido Justicialista porteño, Mariano Recalde, apuntó contra el operativo de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires el sábado en las inmediaciones del domicilio de la ex mandataria. En ese sentido, cuestionó que los efectivos que agredieron al diputado nacional Máximo Kirchner hay "secreto" y "silencio".

También cuestionó la aparición de "dos volquetes" y de "un cargador de balas de plomos", elemento que "está expresamente prohibido por la ley que regula a la Policía". En ese sentido, definió a la fuerza de seguridad como "una Policía Política creada por el macrismo" que mostró una "doble vara" ante las movilizaciones opositoras. "A los peronistas que protestan, represión; a los antiperonistas que protestan, protección", expresó.

Antes de iniciar el debate sobre los temas del orden del día, se aprobó el tratamiento sobre tablas de dos proyectos de repudio, uno sobre el accionar de la Policía de la Ciudad el sábado y otro a la agresión a Máximo Kirchner.

Te puede interesar