Transporte: reclaman la creación de una flota nacional para la Hidrovía

hidrovia-barcos

La iniciativa ya está sancionada y dispone la creación de una Flota Fluvial regular de barcazas que recorran la Hidrovía, pero no se ha puesto en práctica. 
    
La ley para recuperar la flota de cabotaje nacional se sancionó en 2017, pero el entonces ministro de Economía del gobierno de Macri, Nicolás Dujovne, vetó los fondos especiales para buques y astilleros. Ahora, gobernadores de las provincias vecinas a la Hidrovía reclaman al ministro de Transporte, Alexis Guerrera, que ponga en marcha la creación de una Flota Fluvial nacional que preste un servicio regular.

   La necesidad de una flota de bandera argentina es una de las deudas pendientes en materia logística para achicar los costos de los productos nacionales. Actualmente, Paraguay y Brasil monopolizan el transporte de carga de cabotaje por los ríos argentinos. 

  Los principales actores del sector están a la espera de un decreto del ministro de Transporte que repare el boicot de Dujovne a la creación de una Flota Fluvial Federal, que permita además a las economías regionales capitalizar las ventajas comparativas que tienen. 

   La Argentina lleva décadas de atraso frente a las políticas de desarrollo que tuvieron los países vecinos, que mantienen incentivos fiscales y de financiamiento que les permiten contar con ventaja frente a los buques nacionales. La situación se vuelve aún más ridícula, porque el Estado realiza una actividad permanente de dragado, mantenimiento y balizamiento de la Hidrovía y avanza en un proceso de federalización de la vía, que tendría en la creación de la flota nacional su contraparte lógica.

En comparación con Paraguay, los altos precios del transporte fluvial argentino reflejan una relación en el costo de 3 a 1 en favor del país vecino. En el caso de Brasil, cuentan con amplios beneficios fiscales y un régimen diferenciado para las empresas de cabotaje respecto a las compañías internacionales mientras que en la Argentina se les da el mismo tratamiento.

   "Los fondos que creaba la ley de 2017 nunca se concretaron y ahora tenemos una ley, pero con el dinero y las ventajas tributarias vetadas", explicó Ángel Elías, especialista en políticas fluviales y exdirector del Ente del Puerto de Rosario.  "Lo que ocurre es que los barcos argentinos son carísimos en comparación con los paraguayos", explicó.

   En consecuencia, los pocos servicios de transporte de cabotaje son contratados a extranjeros. Por eso, los sindicatos y empresarios del sector volvieron a la carga para crear una nueva Flota Fluvial Federal (FFF) para aumentar la actividad de los puertos ribereños, el trabajo portuario y embarcaderos.

   Además, confían en que los productores regionales tendrían acceso a un modo de transporte barato, previsible y regular mientras que los astilleros se reactivarían para construir y reparar la nueva flota.

   Pero para que todo ese círculo virtuoso se concrete, además de las políticas fiscales y financiamiento a la actividad, "hay que revisar el régimen laboral del sector cuyas regulaciones son muy antiguas y con desventajas notorias respecto a los países vecinos", agregó Elías quien considera que fue un factor fundamental que colaboró con quitarle competitividad al transporte fluvial local.

   Por lo pronto, proponen que el Estado, mediante el cobro de la tarifa de peaje del tramo Santa Fe-Confluencia de la Hidrovía, destine un porcentaje de los recursos para afrontar la puesta en marcha del servicio de fomento regular de una futura Flota Fluvial Federal a partir de un decreto que tendría que firmar el ministro de Transporte, Alexis Guerrera.

Julio Decima

Editor Diario RosarioNet en la red desde 1995 Rosario Santa Fe Argentina

Te puede interesar