¿Cuál es el mejor momento para viajar a Bariloche?

bariloche-paga

Bariloche es un destino obligatorio en la lista de lugares que visitar en la Patagonia Argentina. Posee actividades turísticas que podrás realizar en todas las épocas del año, aunque es preciso destacar que conviene conocer su clima de cerca para acertar a la hora de decidir en qué momento del año te gustaría viajar a esta región del país.

¿Cuál es el clima de Bariloche?
Para que vayas tomando nota, en San Carlos de Bariloche, los veranos son cómodos y secos con una temperatura media de 23°C, mientras que los inviernos son bastante fríos y húmedos llegando a alcanzar una temperatura de -2°C.

Turísticamente hablando,  la mejor época del año para visitar San Carlos de Bariloche y realizar actividades veraniegas como disfrutar de paseos y baños en sus lagos (Nahuel Huapi, el Mascardi, el Steffen o el lago Roca), o hacer deportes de aventura como kayak o canopy, es desde finales de diciembre hasta finales de febrero o principios de marzo. Por el contrario, si tu objetivo es visitar este destino para esquiar, la etapa idónea es la comprendida entre mayo y agosto, ya que aunque es la temporada en la que más llueve también es cuando más nieve cae, por lo que es perfecto para practicar este deporte. Tené en cuenta que en Bariloche, concretamente en el Cerro Catedral, se ubica el centro de esquí más grande de todo el hemisferio sur.

Para que te hagas una idea completa de todo lo que podés hacer allí te mostramos a continuación alguna de sus actividades principales. ¡Acompañanos!

Para disfrutar en verano
Si te gustan las playas, Bariloche es una opción perfecta para gozar de sol, arena y numerosos lagos y ríos cristalinos que forman bellísimas playas ideales para el buceo, la navegación o el baño: Playa Centenario, Playa Melipal, Playa del Centro y muchas más. Además, por si no lo sabías también dispone de un espectacular balneario integrado por extraordinarias bahías, hablamos de Villa Tacul. ¡Un auténtico edén en la Tierra!

Pero si lo tuyo es la aventura, podrás disfrutar de una extensa red de senderos distribuidos por el Parque Nacional Nahuel Huapi por los que caminar o practicar mountain bike.
Y para no olvidarnos de los amantes del invierno 
Tal y como comentamos en párrafos anteriores, en las montañas de Bariloche podrás divertirte a rabiar practicando esquí en los cerros Otto y Catedral, así como en las famosas pistas del fabuloso complejo invernal Piedras Blancas, desde las que se obtienen unas incomparables vistas de 360º de los lagos Nahuel Huapi y Gutiérrez.

Aunque si preferís ver el espectáculo desde afuera y romperte la patita esquiando, podés optar por realizar un maravilloso paseo guiado por el bosque, ofrecido por el Centro de Ski Nórdico en cuatriciclos con orugas. Igualmente podrás apuntarte a alguna caminada guiada con raquetas para la nieve. ¡Elijas lo que elijas, es seguro que acertarás!

En cuanto a su patrimonio cultural
Bariloche no sólo tiene montaña para el esquiador, lagos para el amante del agua y cientos de increíbles recorridos a pie para el mochilero, asimismo posee un interesante patrimonio cultural cimentado en sus más de cien años de historia. Desde aquí te invitamos a visitar su Centro Cívico, uno de lo iconos más representativos de la ciudad, declarado monumento histórico nacional en el año 1987.

¿Pero si llueve qué?
Si llueve, no tenés de qué preocuparte, Bariloche ha pensado también en eso y para que no te falte de nada, podrás refugiarte en el Escape Room Bariloche, una alternativa de entretenimiento inteligente, compuesta por diferentes salas temáticas en las que tendrán un máximo de 60 minutos para escapar de ellas. En cada una hallarás un desafío con el que divertirte y poner a prueba tus habilidades intelectuales, haciendo uso de todas tus destrezas, desde la lógica hasta la creatividad. ¡Despedite del aburrimiento!

¡Y por si no fuera suficiente!
Tendrás la oportunidad de acceder a una serie de actividades complementarias saboreando su exquisita gastronomía, su famoso chocolate o tomándote un té acompañado de la tradicional pastelería de la región, que incluye tartas de frutos rojos y una gran variedad de tortas elaboradas por sus pasteleros. Por cierto, tranquilo que si no te gusta el té, igualmente podrás triunfar degustando cualquiera de su variada oferta de infusiones.

Y ahora que estás informado de todo, solo queda decirte cómo llegar a Bariloche.

Todos los caminos llevan a Bariloche
La opción más cómoda para llegar a San Carlos es a través del avión, ya que la ciudad dispone de aeropuerto con destinos nacionales e internacionales desde prácticamente todos los rinconcitos del planeta. La duración del vuelo desde la capital argentina sería de tan solo 2 horas.

Una vez allí, lo más cómodo y beneficioso es acceder a un alquiler de autos en Bariloche para recorrerlo a tu tiempo. Con un auto tendrás seguridad, comodidad, tranquilidad y libertad completamente garantizadas. Indudablemente es una excelente manera de llevar a cabo muchas actividades en el mismo día, parando donde desees y el tiempo que gustes y sin preocuparte por las inclemencias meteorológicas. ¡Totalmente a tu ritmo! 

Te puede interesar