Consejos para contratar prepagos en Quito

ambato

Pensar en contratar pre pagos en Quito puede parecer una tarea muy fácil, sin embargo, hay algunas cositas que debes saber antes de hacerlo. 

Consejos para contratar prepagos en Quito y no morir en el intento

¿Quién no tiene ganas de pasar una o varias noches llenas de sexo y placer con una chica prepago que esté a su disposición para cumplir cada uno de sus deseos en la cama? Lo sé, suena como un sueño, ¿cierto? pues, aquí te diremos cómo hacer ese sueño realidad sin morir en el intento, ya que muchas personas piensan que contratar prepagos Quito es una tarea muy fácil, pero lo cierto es que existen algunas cosas que debes saber.

Si bien es cierto que estas mujeres se ganan la vida siendo trabajadoras sexuales, también es cierto que estamos hablando de seres humanos que sienten como tú y yo, seres humanos que merecen respeto y merecen ser vistas simplemente como una persona que trabaja intercambiando su cuerpo e intimidad por dinero. 

Pensar que estas chicas están allí simplemente para hacer lo que tú digas cuando lo digas y porque lo digas, solo porque tienes dinero, es el primer error. Ya que, si alguna de estas chicas siente que le has faltado el respeto o que no te has comportado a la altura de la situación, no querrán volver a verte. 

Eso es lo primero que debes tener en cuenta al momento de buscar pasar una noche con una chica prepago en Quito. Ahora, veamos qué más debes saber.

guayaquil

¿Es tu primera vez con una prepago de Quito? ¡Relájate!

Si es tu primera vez, sabemos que lo más probable es que estés muy nervioso, pues no sabes lo que pueda pasar o cómo será el encuentro sexual. Por tu mente seguro pasarán preguntas como: ¿y si no lo hago bien? ¿tengo que hacer que ella tenga un orgasmo? ¿cómo debo tratarla? etc…

Es normal que te sientas lleno de dudas, pero uno de los mejores consejos que te podemos dar es: ¡relájate! Sí, relájate. La dichosa prepago que estará contigo por primera vez sabrá que eres primerizo en eso de contratar servicios sexuales.

Lo cierto es que ellas ya tienen experiencia con situaciones así y saben exactamente lo que deben hacer para hacerte sentir cómodo con ellas. Tú solo debes preocuparte de disfrutar de su compañía y buen sexo, de no desesperarte y de hacerla sentir segura mientras esté contigo. Deja que las cosas fluyan y verás que pasarás una noche divina que muy pronto querrás repetir. 

Trátalas como las damas que son

Mucho cuidado con creerte más que ellas solamente porque le estás pagando para tener sexo contigo. Míralas como las damas que son, trátalas con respeto y decencia antes y después del acto sexual. Dependiendo del previo acuerdo que hayas tenido con la afortunada chica, durante el sexo sí podrás tener un trato diferente. ¿Quieres que sea tu sumisa? ¿quieres que ruegue por tener sexo contigo? ¿quieres que te trate como un rey? ¿quieres tratarla como si fuera una persona que conoces? Perfecto, eso nos lleva al siguiente punto…

cuenca

Expresa con claridad todo lo que esperas que ella haga 

Nadie nació siendo adivino, ¿cierto? solo tú te conoces a ti mismo y solo tú tienes el poder de decir: me gusta hacer esto, quiero que me hagas esto, quiero hacerte esto, etc… Recuerda que esto es un servicio, un acuerdo entre dos partes, y si lo único que dices es que quieres tener sexo, quizás no lo disfrutes como deberías y terminarás insatisfecho con dinero perdido. 

La verdad siempre debe ir por delante, así que antes del encuentro, específica todo lo que quisieras que pasara esa noche, puedes pedir desde cómo te gustaría que ella vistiera, hasta qué posiciones te gustaría intentar en la cama. 

La mayoría de ellas no tienen problemas en complacer la mayoría de los fetiches de los hombres siempre y cuando estén dispuestos a pagar por ello sin quejarse. Y es exactamente eso lo que nos lleva al siguiente punto…

No te quejes de los precios 

Debes entender siempre y en todo momento que estás contratando un servicio. A pesar de que para muchos sea todavía un tema tabú, lo cierto es que los servicios sexuales son eso, un servicio por el que hay que pagar para poder disfrutar. Por eso, ¿acaso te quejas de pagar el servicio de Netflix para ver tus series favoritas? ¿O te quejas del servicio que pagas cuando vas a algún lugar a pasarla bien? ¡Exacto!

Todas las scorts en Quito ofrecen un servicio y tú decides si pagarlo o no. Afortunadamente para ti, las opciones de chicas prepago en esta capital son muchísimas, tantas que se te hará difícil escoger solo una o siempre querrás probar a una diferente. 

Así como hay opciones, también hay variedad de precios, todo dependerá del tipo de prostituta en Quito que estés contratando y del servicio que quieras. Por ejemplo, hay escorts en Quito que son todas unas veteranas y que tienen mucho tiempo prestando este servicio, por lo que podrían llegar a ser un poco más costosas gracias a su amplia experiencia. 

Mientras que también hay jovencitas que apenas están empezando y que quizás sus precios sean un poco más competitivos y adaptados a tu bolsillo. Todo dependerá de lo que quieras y si te adaptarás a la tarifa que ellas cobran, ¡nunca te atrevas a pedir rebajas! Porque para eso hay variedad de prepagos. ¿Entendido? Perfecto. 

No te equivoques, estas chicas no están para otra cosa que no sea sexual

Si es tu primera vez contratando estos servicios, o aún eres un chico muy joven que busca el amor, debes saber que estas chicas no son lo que estás buscando en el ámbito amoroso. ¿Por qué? Porque ellas están enfocadas en trabajar y no en involucrarse sentimentalmente con sus clientes.

Algo que caracteriza a las mujeres prepagos de Quito es que lo que más las motiva es el dinero, es decir, solo están interesadas en obtener dinero para proveer para su familia, para darse sus lujos, verse bonitas, etc. La mayoría de ellas no están interesadas en el amor y menos cuando se trata de los clientes.

¡Enfrentémoslo! Estas damas están allí por el dinero, solo eso y punto. Así que, mucho cuidado con intentar relacionarte con alguna de ellas más allá del servicio que te están dando, porque puede ser que te lleves una desilusionarte sorpresa (no tan sorpresa).

Compórtate a la altura

No dejes que los nervios te controlen. A pesar de que la mayoría de las chicas que brindan servicios sexuales en Quito están acostumbradas a tratar con hombres alcoholizados o drogados, te recomendamos amplia mente que no ingieras ningún tipo de estas sustancias, ya que para ellas es muy incómodo y no lo pasan bien.

Sé un caballero en todo momento, haz que se sienta segura de estar contigo y verás como toda la noche será placentera para ambos. Además, comportarte a la altura en todo momento te sumará puntos con las chicas, ya que quizás prefieran estar contigo en vez de estar con otro cliente que es un grosero y llega a las citas alcoholizado, ¿no te parece?

Recuerda que el sexo es para sentirlo y disfrutarlo placenteramente, así que ten en cuenta estos consejos al momento de contratar prepagos en Quito para que tu experiencia sea digna de recordar para ti y para ella. 

Te puede interesar