El auto eléctrico argentino Tito ya está a la venta

Negocios Por IPROFESIONAL
auto-tito

Por Guillermina Fossati
 
En plena pandemia, el grupo puntano Coradir puso en marcha el diseño y producción de Tito, un auto eléctrico nacional pensado para cuatro personas y para transitar por las calles de todo el país. Y, el éxito fue tal que, rápidamente, el proyecto se trasladó a un nuevo modelo y empezaron a trabajar en Tita, una camioneta de carga que puede transportar hasta 500 kilos y cuenta con una autonomía de 100 kilómetros.

Esta nueva camioneta inédita para el mercado local, ya que es la primera eléctrica que se fabrica en Argentina, está a punto de salir a la luz al superar todas las pruebas de inspección del INTI, y en pocos días arrancará la producción de la preserie.

El paso seguido ya está definido: se lanzará una preventa, tal como se hizo con Tito, con ventajas que todavía se están definiendo, pero que tendrán como objetivo reducir el precio final, que actualmente está definido en u$s16.500 oficiales (1.881.000 pesos).

camioneta-tita

"Estamos en plena producción de los primeros prototipos y para mediados de abril estará la preventa", explicó Juan Manuel Bareto, presidente de Coradir.

En la planta de San Luis donde se producirá Tita ya está todo listo para poner en marcha la obra. Hasta ahora, los procesos estuvieron centrados en la fabricación de Tito, el auto eléctrico nacional, pero con las entregas organizadas y las primeras unidades patentadas, es el turno de Tita.


Esta camioneta está preparada para convertirse en un utilitario ideal para usar en cortas distancias. Sus dimensiones son de 3.7 m de largo, 1.37 m de ancho y 1.72 m de alto. En cuanto a la caja de carga es muy generosa en espacio: mide 2 m de largo, 1.37 de ancho y tiene una profundidad de 350 mm. El cuerpo esta hecho de chapa, que se monta sobre un marco de acero.

La batería es eléctrica de 8kwh, con 4kw de potencia y una autonomía de 100 kilómetros. Se estima que el costo para completar la batería cuando se conecta a la corriente eléctrica, para el caso de una tarifa promedio de $3.05 x kwh, dará un costo real de $24.40 por cada 100km de recorrido. Las baterías se recargan mediante la conexión a una toma de corriente estándar de 220V, y el tiempo de carga es de entre 6 a 8 horas si las baterías estan totalmente descargadas. De acuerdo a Coradir, es recomendable cargar la camioneta todas las noches.

En cuanto a la caja de cambios, al ser un vehículo eléctrico no requiere engranajes diferentes, sino que se conduce como un vehículo con transmisión automática, con pedal acelerador y pedal de freno.

El equipamiento de Tita es básico, y todo se atribuye a las limitaciones para su uso. La versión base no tiene aire acondicionado, solo cuenta con calefacción y forzadores de aire, y con ventilación al centro y los extremos, para asegurar una circulación de aire eficiente. Tampoco tiene bolsas de aire, ya que la misma no es una clara ventaja de seguridad a bajas velocidades, según el fabricante.

tita2
En cuanto a los servicios de postventa, la Tita no requiere de lubricante de motor, ni filtros. Su motor eléctrico no necesita ningún tipo de mantenimiento. Lo que se recomienda es realizar controles anuales periódicos del pack baterías, pastillas de freno y neumáticos.

La vida útil esperada de la batería es de 2000 ciclos de carga. Esto significa que la batería se descarga completamente 2000 veces y luego se recarga al 100%. Esto corresponde a una distancia recorrida aproximada de 200.000 km. La tecnología utilizada soporta cargas parciales (no hay que esperar a vaciar la batería para recargar la camioneta) y esto aumenta la vida útil de la batería, lo que significa un mayor tiempo de uso y distancia total a recorrer.

En la etapa de preserie que arrancará en abril, la empresa puntana fabricará 20 unidades de prueba, y a partir de la preventa definirá el lote de fabricación para una primera etapa. Se estima que será de unas 100 unidades.

En el caso de Tito, arrancaron con una proyección de 100 vehículos y en el año se fabricarán 500, tanto por la preventa como por la demanda que posteriormente se fue sumando.

Para Tita ya tuvieron contacto con muchas empresas que quieren incorporarla a sus medios de transporte, tanto por la economía en el andar como por mostrar y dejar sentada su postura más ecológica.

"Hay muchas empresas que probaron el vehículo y quedaron encantadas. Es una solución porque no tienen que pensar en guardar combustible o tener bidones en las compañías, sino que se recarga fácilmente en cualquier enchufe", explicó Bareto.

Te puede interesar