El peronismo santafesino dejó en evidencia la crisis de liderazgo

General LPO
perotti-perdido

Por Fabricio Navone

La derrota contundente del peronismo santafesino dejó en evidencia la crisis de liderazgo
Los magros resultados de Perotti, Lewandowski y Rossi expusieron las debilidades de los tres grupos de poder en el peronismo provincial.

Las PASO santafesinas que le dieron un triunfo abrumador del radical Maximiliano Pullaro contra Carolina Losada por más de 17 puntos tuvo un impacto demoledor en el peronismo santafesino donde sus principales referencias apenas pudieron superar los 270 mil votos.

El gobernador Omar Perotti, que se postuló para diputado provincial, cosechó 241 mil votos y se le complica la pelea por la mayoría en la Cámara en las generales donde tiene que ganarle a la alianza de Juntos por el Cambio y el socialismo que arrasó en toda la provincia y llega a la elección como la gran favorita. De ello, dependerá el peso que tenga Perotti en la política santafesina presidiendo la Cámara Baja o como diputado raso.

Por otra parte, el candidato Marcelo Lewandowski, quien busca retener el gobierno provincial para el peronismo, obtuvo 270 mil votos con una diferencia abismal con los casi 500 mil de Pullaro y los 325 mil de Losada mientras que la socialista Mónica Fein sacó 135.000.

A su vez, los competidores internos de Lewandowski tuvieron una performance mínima. El camporista Marcos Cleri, que hizo campaña con la imagen de Cristina, obtuvo 62 mil votos, Eduardo Toniolli del Movimiento Evita 47 mil votos y Leandro Busatto, el candidato del jefe de Gabinete, Agustín Rossi, cuyo espacio hizo una elección calamitosa, alcanzó apenas los 41 mil. Ninguno de los candidatos tuvo inconvenientes de financiamiento.

En consecuencia, cuatro años después de la vuelta del peronismo al gobierno provincial luego de 12 años de socialismo, se encamina a una elección más que complicada en septiembre que dejó expuesta una crisis de conducción profunda que asomó desde la rebuscada conformación de listas donde Perotti cedió a último momento y a regañadientes la candidatura a gobernador de Lewandowski.

A partir de allí, se puso en juego la conducción del peronismo en unas PASO donde las principales referencias salieron lastimadas. Por el lado de Perotti que siendo gobernador y a pesar de haber sido el candidato más votado en diputados enfrenta una elección complicada con la oposición amalgamada en una sola lista y Lewandowski con chances mínimas de ser gobernador.

De hecho, en el PJ entendía que en esa pelea explicaba la falta de apoyo de Perotti a Lewandowski quien tuvo serios inconvenientes para conseguir los fondos para enfrentar la campaña que empezó tarde y sin demasiado impacto. El gobernador escribió un solo tuit horas previa a la elección llamando a votar al candidato peronista:

"Lo que le interesa a Perotti es que Lewandowski no se le escape en votos", resumía una fuente partidaria y algunos arriesgaban que hubo un apoyo subterráneo del mandatario a la lista de Losada mientras que a Lewandowski le reprochaban no haber estrechado vínculos con los intendentes y de haberse recostado solamente sobre los jefes comunales.

"Tenemos un peronismo acéfalo, sin conducción y sin operadores", dijo a LPO el intendente de Funes, Roly Santacroce, uno de los pocos dirigentes del PJ que festejó un triunfo con más del 70% de respaldo en una localidad hostil al peronismo. 

"Al peronismo no le fue bien a nivel provincial, no era lo esperado. si la política no se moderniza y mantenemos el formato anticuado se va a profundizar la distancia entre la sociedad y los dirigentes. Se puede perder Esperanza, Rafaela, Granadero Baigorria y Gálvez", agregó el intendente consultado.

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email