Evo Morales pronosticó un nuevo tiempo en América Latina y la "decadencia de EEUU"

Curiosidades Por LaCapital
evo-charla-rosario

Por Walter Palena

En Rosario el ex presidente de Bolivia disertó en la UNR sobre el origen de su movimiento que lo llevó al poder. Dijo que se abre otra expectativa con los triunfos de Boric y Petro. Críticas al neoliberalismo
 
Evo Morales brindó una clase magistral en la sede de gobierno de la UNR. Agustín Rossi, titular de la AFI y referente de La Corriente, organizó y promocionó la charla. 
El ex presidente de Bolivia, Evo Morales, postuló un nuevo cambio para América Latina con el resurgir de movimientos políticos de izquierda -como en el caso de Chile y Colombia y la posibilidad que Lula Da Silva vuelva al poder en Brasil-, criticó al “imperialismo” de Estados Unidos, país al que le auguró un ciclo de decadencia económica y al que acusó también de promover la guerra entre Rusia y Ucrania a través de la Otan. Y, sobre todo, se mostró agradecido con la Argentina y con el presidente Alberto Fernández, sobre quien dijo que le “salvó la vida” cuando fue desalojado del poder en noviembre de 2019.
Morales, fundador del Movimiento al Socialismo (MAS) boliviano, partido con el que accedió al gobierno en 2006, participó en Rosario de una clase magistral en el aula magna de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) sobre “Presente y Futuro de América Latina”. Estuvo acompañado por Agustín Rossi, titular de la AFI y referente de La Corriente, espacio interno del peronismo que organizó la charla del ex jefe de Estado en ese ámbito académico. 

La llegada de Morales a Rosario se vivió como una celebración para ciertos sectores del peronismo y otras agrupaciones de izquierda. Es más, antes de disertar, un grupo de concejales rosarinos le entregó a Morales una distinción. Lo arroparon con saludos cálidos y aplausos. Evo, en tanto, se mostró siempre sonriente y agradecido por todas las pruebas de afectos.

Antes de ingresar al aula magna, Morales brindó una breve conferencia de prensa un tanto inusual. No fue un ida y vuelta con los periodistas, sino que primero anotó unas seis preguntas que previamente formuló la prensa y luego las respondió, aunque se saltó algunos y en una en particular solo se limitó a pedir disculpas. Fue cuando le consultaron por el caso de un argentino que se accidentó en Bolivia (luego murió) y el sistema de salud boliviano no quiso atenderlo.

A otra pregunta la ignoró de manera olímpica. Fue cuando le preguntaron sobre la investigación que ordenó abrir el presidente Luis Arce sobre la denuncia de aportes irregulares (ligados al narcotráfico) a favor del MAS en la campaña electoral.

Tanto en la conferencia de prensa como en la clase magistral, Evo Morales rememoró su infancia dura y la de todos los indígenas que eran tratados como esclavos, clausurando todos los derechos. Recordó, en ese sentido, cuando de niño iba a la escuela en el norte argentino. Dijo que toda su familia, salvo un tío suyo, era analfabeta. “Allí en la escuela comencé a escuchar de Evita”, dijo.

Morales aseguró que el partido que lo llevó al gobierno, el MAS, “es único en el mundo”, ya que fue formado por hombres y mujeres que fueron amenazados con su desaparición en época de la colonia, además de todos los actos discriminatorios en un pasado reciente. Por eso, reivindicó el origen indigenista del movimiento, que pasó de la resistencia y la lucha sindical a la toma del poder por vía democrática.

El ex jefe de Estado boliviano planteó que bajo su gobierno, con la decisión de nacionalizar las empresas clave, el país logró un sendero de crecimiento sostenido que permitió, entre otras cosas, reducir drásticamente los índices de pobreza extrema. “Hicimos políticas pensando en la gente humilde y tomando decisiones. La luz era de los ingleses, las telecomunicaciones eran de los italianos, y los nacionalizamos. Son decisiones que mostraron que otra Bolivia es posible”, enfatizó.

En ese sentido, contó una anécdota que involucra al ex presidente Mauricio Macri. Morales recordó que en una de las cumbres de presidente, Macri se le acerca y le pregunta la estimación del crecimiento anual del PBI en Bolivia: “Yo le dije 4.5 puntos, y me preguntó cómo hay que hacer para lograrlo, y le dije nacionalizar los recursos naturales, y se fue sin saludarme”.

Si bien es un contexto distinto respecto de cuando él asumió en Bolivia y estaban también Néstor Kirchner en Argentina, Lula en Brasil, Chávez en Venezuela y Rafael Correa en Ecuador, Morales se mostró esperanzado con esta nueva ola de gobiernos de izquierda en Latinoamérica. “Mucho depende de cómo nos unimos”, advirtió y señaló que en el presente “América Latina tiene una gran ventaja porque va cambiando”, marco en el cual mencionó los triunfos de Gabriel Boric en Chile y de Gustavo Petro en Colombia.

“América Latina es una gran familia. Siento que estos cambios y los que vienen son una rebelión democrática, una sublevación frente al imperio”, definió.

Según Morales, otra ventaja de la actualidad es que mientras América Latina y el Caribe transitan ese cambio “Estados Unidos está en decadencia, está mal económicamente, mal políticamente, y si sobrevive es gracias a las guerras que provoca”, afirmó.

Te puede interesar