Educación financiera: ¿qué es el trading?

stock-market

La mayoría de las personas con un trabajo estable ingresan su dinero en un banco, utilizan tarjetas de débito o crédito, gastan y, a veces, ahorran. La educación financiera es fundamental para aprender a gestionar el dinero. En este sentido, el desarrollo del ahorro y la capitalización personal permite realizar, en el futuro, inversiones.  Por eso, conocer las oportunidades y los riesgos de los instrumentos financieros también es muy importante.

El sistema financiero brinda acceso a varios tipos de ahorro e inversión a corto, mediano o largo plazo, con el objetivo de optimizar el dinero. El trading es una nueva forma de invertir. Gracias a la tecnología, hoy en día, es posible hacer trading desde un celular móvil o un sitio web. Pero, ¿cómo funciona?

Trading: definición y funcionamiento

El trading, simplemente, consiste en la compra y venta de instrumentos financieros, como por ejemplo, divisas, materias primas, acciones, etc. Las operaciones se hacen a través de las plataformas de trading.

Los traders buscan comprar activos para luego venderlos a un precio superior, o bien vender un activo y luego volver a comprarlo más barato.

Generalmente, las plataformas ofrecen una gran cantidad de herramientas que pueden ayudar a los traders en la toma de decisiones. Entre ellas, se encuentran los gráficos y las cotizaciones en tiempo real, el acceso directo a una gran diversidad de productos y mercados, y la gestión del riesgo.

Tipos de trading

En el mundo del trading, existen muchas modalidades, dependiendo del tiempo en que las operaciones se mantienen abiertas.

Day trading: como su nombre lo indica, es una inversión a corto plazo. Las operaciones se abren y cierran en un mismo día. El day trading se puede realizar con muchos activos: divisas, acciones, criptos, acciones, etc.

Scalping: la inversión también es a corto plazo. En este caso, las operaciones se realizan en tan sólo algunos minutos, varias veces al día. Este estilo de trading es muy popular en el mercado Forex, por la volatilidad en los precios de las divisas. En este tipo de trading, la inversión suele ser de grandes volúmenes.business

Swing traders: cuando la posición se abre, se mantiene durante varios días e incluso varias semanas. Los activos elegidos suelen ser menos volátiles. El riesgo es menor, y, por eso, es posible esperar varios días para obtener una ganancia.

Trading a mediano plazo: en este caso, la posición se mantiene abierta durante varios meses. Como su nombre lo indica, la importancia está en el potencial a mediano plazo.

Trading a largo plazo: los inversionistas mantienen sus inversiones durante años. Los inversores no retiran el dinero ni cierran la posición durante largas temporadas. Generalmente, se trata de acciones en empresas que se encuentran en crecimiento. El riesgo es menor, pero si se ha invertido una buena suma de dinero, es posible obtener una rentabilidad interesante.

El trading a largo plazo también se le conoce como trading direccional, ya que se trata de invertir a favor de la tendencia.

En definitiva, las posibilidades para invertir son muchas. Sin embargo, es necesario comprender y estudiar en profundidad los productos e instrumentos financieros para evitar pérdidas económicas.

Fuente: Pixabay

Te puede interesar